Una cerradura es aquel elemento que nos proporciona seguridad, tanto en el hogar como en la oficina, sin embargo, con el paso del tiempo, las cerraduras comienzan a presentar fallas propias del desgaste, y esto sumado a la falta de mantenimiento, puede traer algunos problemas al momento de intentar desbloquear la cerradura.

A continuación se mencionan los problemas más comunes que se pueden presentar con las cerraduras, y las posibles soluciones, antes de contactar ayuda profesional.

Intento introducir la llave, y no puedo

Existen varios motivos que pueden crear esta situación:

  • Si es una llave nueva, es posible que aún presente algo de asperezas, y estas impidan que la llave ingrese al cilindro, en este caso puede dirigirse a cualquier negocio que realicen duplicados de llaves, solicite al cerrajero que revise y lime adecuadamente ese duplicado.
  • Revise el cilindro, es posible que exista alguna suciedad o algún otro elemento que impida la entrada de la llave, si esto es así, entonces con ayuda de un alfiler intente removerlo con mucho cuidado.
  • Lubrique con un poco de spray con polvo de grafito, esto lo puede adquirir en cualquier ferretería.

La llave gira, pero la puerta no abre

Si siente que la llave está suelta dentro del cilindro, y gira sin que el cilindro se desbloquee, es posible que el sistema interno de la cerradura se haya dañado, en este caso la única opción es contactar a un cerrajero el Masnou profesional para que repare o sustituya la cerradura.

La llave se quedó atascada en la cerradura

Intente retirar la llave con pequeños tirones suaves, y sin hacer palanca con otro objeto porque esto podría ocasionar que la llave se doble o se rompa. También puede tomar unas tenazas e intentar extraerla, dándole pequeños movimientos a los lados.

El pestillo no funciona

Por lo general esto ocurre cuando se ha desalineado como respuesta al constante uso de la puerta, con tantos golpes y tirones que reciben en cada abrir y cerrar de la puerta. Esto puede ser corregido con alguna de estas opciones:

  • Ajuste los tornillos, de esta manera el mecanismo retomará su posición inicial.
  • Reajuste la pieza que está en el marco de la puerta, de esta manera puede adaptarse al nuevo recorrido del pestillo.
  • Lubrique el pestillo con un poco de spray de polvo de grafito.

El pestillo se atasca

Esto puede ocurrir porque la puerta se haya desplazado por algún motivo: forzar la puerta al momento de abrir o cerrar, uso de cuñas en la puerta, o simplemente los pernos o bisagras están deterioradas.

Esto se puede comprobar levantando ligeramente la puerta, si el pestillo funciona bien con esta postura, entonces es necesario corregir la desviación de alguna de estas maneras:

  • Llevar el pestillo a la nueva posición.
  • Ajustando o sustituyendo los pernos o bisagras, para que la puerta regrese a su posición original.

Es muy difícil girar la llave

Esto va a depender del tipo de cerradura:

Mecanismo combinado de apertura: Para aquellos en los que se gira la llave y el pomo de manera simultánea, con el paso del tiempo estos sistemas pierden su articulación y ajuste, por lo que en cualquier momento la única solución será sustituir este mecanismo.

Cerradura sencilla: En este caso, suele ser la respuesta a la falta de lubricación, aplique un poco de spray de polvo de grafito. Si aún continúa el problema, es necesario contactar a un profesional para que revise la cerradura.