20 abril, 2024

Recetas y consejos de seguridad

Profesoras españolas al frente del del debate contra el uso del móvil en el aula

En medio del creciente debate sobre el uso del teléfono móvil en las aulas, dos voces se alzan para ofrecer perspectivas distintas, pero igualmente valiosas.

Esther Ginés, profesora y madre de Tarragona, y Elisabet Bolarín, también madre y educadora en Murcia, comparten su experiencia y opinión sobre este tema candente que ha capturado la atención de padres, educadores y legisladores en toda España.

El impacto del uso del móvil en el aula

Ambas profesoras han sido testigos del impacto que el uso indiscriminado del móvil puede tener en el entorno educativo. Ginés, quien ha enseñado tanto en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) como en ciclos formativos, reconoce que el uso del móvil en el aula ha sido un desafío en el pasado.

Sin embargo, destaca cómo, con el tiempo, los docentes han aprendido a manejar la situación y a integrar el uso del móvil como una herramienta educativa más.

Por otro lado, Bolarín recuerda cómo el uso temprano del móvil por parte de sus hijos la llevó a enfrentar desafíos significativos en la crianza, incluida la necesidad de establecer límites claros y educar sobre el uso responsable de la tecnología.

La petición en Change.org

Natàlia Jiménez León, madre y docente, ha lanzado una petición en Change.org para abogar por una medida radical: prohibir el acceso al móvil hasta los 16 años. Con casi 6.000 firmas hasta la fecha, esta petición refleja la preocupación de muchos padres sobre los potenciales riesgos asociados con el uso temprano de la tecnología.

A pesar del impulso inicial y el respaldo significativo que ha recibido la petición, sus promotores se han enfrentado a un desafío importante: la obtención de suficientes firmas para registrarla como Iniciativa Legislativa Popular en el Congreso.

Profesoras españolas al frente del del debate contra el uso del móvil en el aula

Con la fecha de registro el 5 de noviembre, aún no han alcanzado el umbral de 500.000 firmas requeridas para avanzar en este proceso.

Esta limitación ha generado frustración entre aquellos que respaldan la propuesta, quienes esperan poder convertirla en una iniciativa formal para su consideración legislativa.

Perspectivas sobre la regulación

Ginés aboga por un enfoque más equilibrado, enfatizando la importancia de la educación sobre el uso responsable del móvil en lugar de la prohibición absoluta.

Considera que los adolescentes pueden beneficiarse del acceso controlado a la tecnología, siempre que se les enseñe a utilizarla de manera adecuada.

Por otro lado, Bolarín, quien ha experimentado en primera persona las dificultades que pueden surgir cuando los niños tienen acceso irrestricto al móvil, apoya medidas más estrictas, como retrasar la edad de acceso al dispositivo hasta los 16 años.

Estado de la regulación en las comunidades de España

El debate sobre el uso del móvil en la educación se ha intensificado en todo el país, con diferentes regiones tomando medidas para abordar la cuestión.

Andalucía, Murcia, Canarias, Cataluña y Aragón han aprobado reglamentos que limitan el uso del móvil a fines estrictamente didácticos, siguiendo la recomendación del Consejo Escolar del Estado y del Ministerio de Educación.

Otras comunidades, como Baleares, La Rioja, Comunidad Valenciana, Extremadura y Navarra, están en proceso de consulta con la comunidad educativa y se espera que elaboren normativas similares en un futuro próximo.

Mientras tanto, algunas autonomías como Castilla-La Mancha y Galicia ya han prohibido el uso personal del móvil en las aulas desde hace varios años, mientras que otras, como el País Vasco, han optado por delegar la regulación en los propios centros educativos.

Educación y diálogo siguen siendo importantes

Ambas profesoras coinciden en la importancia de la educación y el diálogo en este asunto. Ginés destaca la necesidad de confiar en la madurez de los adolescentes y fomentar un ambiente de comunicación abierta y respetuosa entre padres, educadores y estudiantes.

Por su parte, Bolarín enfatiza la importancia de establecer límites claros y brindar orientación constante a los jóvenes sobre el uso responsable de la tecnología.