Las puertas de madera son las favoritas por gran cantidad de propietarios, y es que ellas ofrecen muchos beneficios, desde el punto de vista de decoración, las puertas de madera se pueden incluir en gran cantidad de estilos de diseños, y no afectará la estética.

Desde el punto de vista energético, la madera tiene propiedades aislantes tanto para el sonido como para la temperatura, por lo que además de ser una alternativa decorativa, también es muy funcional y rentable.

Es por eso que una puerta que aporta tanta utilidad al hogar, debes garantizar con algunos cuidados, un buen mantenimiento para que pueda permanecer en tus instalaciones el tiempo de vida útil que ella ofrece, en las mejores condiciones posibles.

Elegir el mejor momento para aplicar el mantenimiento

Luego que tu cerrajero ha colocado la puerta de madera en el lugar señalado, es importante que te encargues de realizar algunos cuidados para mantener esta puerta tan hermosa como el primer día.

Lo primero es que debes saber que la madera, por naturaleza, tiende a hincharse en épocas de humedad, porque absorbe el agua del ambiente. Este es el momento menos indicado para aplicar cualquier tipo de tratamiento.

Para que el tratamiento pueda proteger tu puerta desde su interior, es necesario que la misma esté por completo seca, por eso es mejor la época de verano para que toda el agua se haya retirado de la puerta.

Cómo mantener el aspecto original de la puerta

Si quieres mantener el aspecto original de la puerta de madera para el momento en que el cerrajero la instaló, lo primero es olvidar la opción de aplicar barniz, y preferir tratamientos a poro abierto.

Existen productos que actúan como reguladores de humedad, que permite nutrir la puerta. Son productos que penetran la madera para protegerla, evitando que el agua se aloje en sus poros, y al mismo tiempo que la madera pueda respirar.

Con el producto ideal, evitarás que la madera se degrade por las condiciones atmosféricas a la que se ve expuesta, y siempre luzca la belleza natural del primer día.

También existen productos naturales que pueden ayudarte a mantener el aspecto de la puerta y disminuir el efecto del agua, y consiste en aplicar una capa de aceite, como de teca o linaza, esperar que seque bien, y aplicar una segunda capa.

Siempre realizar una limpieza

Aunque las puertas de madera reciban el mantenimiento protector adecuado, no puedes ignorar realizar una limpieza para remover la suciedad con regularidad.

Para ello necesitas un paño seco, y pasar por toda la superficie de la puerta, así retiras el polvo que se haya acumulado. En caso de existir manchas más difíciles de retirar, puede optar por la siguiente preparación.

Mezclar zumo de limón con aceite vegetal. El zumo de limón permite remover la suciedad, mientras que el aceite vegetal otorga el brillo para tus puertas. Otra mezcla similar es un poco de vinagre de vino y aceite de oliva.

Siempre puede optar por una preparación de agua jabonosa, utilizando un producto suave, frote la superficie, retire con agua limpia y luego seque muy bien. Si ha cuidado su puerta de madera de la manera correcta, ella lucirá espectacular después de la limpieza.