«

Jun 06

¿Como cuido mi cerradura en la intemperie?

Es impresionante ver como al pasar de los años un candado puede oxidarse, de tal modo que nos pueda meter la llave hasta abrirlos. No tan grave es así,  si lo usamos constantemente, o al menos  con cierta frecuencia, porque al resultar duro para abrir trataremos de suavizarlo.

Como evitar que le suceda esto es la interrogante. La mejor manera de que suceda un accidente es evitando el peligro, pero esto a veces no es posible. Como el caso de los candados que deben permanecer a fuera recibiendo lluvia, polvo y sol, durante todo el año, porque este producto significa el único modo de evitar la entrada de personas a un lugar o que se tomen lo que eta dentro de un mueble o una estructura.

Dada la importancia de la herramienta de seguridad, hay fabricantes especializados que ofrecen en su gama de productos piezas que sirven para trabajos de construcción o estructuras de galpones que van estar de hecho en esas condiciones. Por lo que el metal del cual esta hecho debe ser lo menos susceptible a la oxidación.

Bajo un techo

Tanto el viento que trae partículas dentro de la pieza como el agua que se fluye al interior nos juegan una mala pasada, para dañar nuestro candado. Ni por error deseches el candado, ni lo cortes a menos que sea una emergencia,  sin antes intentar abrirlo.

Los cerrajeros profesionales tienen conocimientos frescos que pueden lograr abrir el candado en un santiamén, mientras que nosotros pasamos horas luchando contra el pequeño de hierro. Hay que tratar en los posible, que las puertas y cerraduras y bombines estén bajo un techo para evitar su desgaste. Pero si es inevitable hay que enfocarse en el mantenimiento de los cierres.

Candados herméticos

Pensando en las zonas donde sean frecuentes las lluvias, este cerca de un riego o el agua sea parte del ambiente, están los candados herméticos. Los fabricantes de cerrajería, han ideado este recubrimiento para prolongar la vida de la pieza y el nivel de seguridad ofrecido en un principio se mantenga igual.

Este tipo de productos de no solo resiste el agua sino el humo, el polvo o cualquier sustancia que debilite su interior. Aunque su principal enemigo sea los ladrones, por ello su diseño debe contemplar la dificultad para realizar los cortes. Ya no es razonable colocar candados tradicionales en ambientes externos en donde las barreras resguarden valores importantes.

Candados marinos

Por otro lado, están los candados marinos que están fabricados con los mejores materiales. Estos son ideales en ambientes frente la mar, como casas, restaurantes, puertos o embarcaciones en el que la resistencia a la intemperie sea mayor que en otra zona.

Un candado debilitado por un proceso d oxidación puede ceder ante dos golpes contundentes con una pieza de metal como pico o una cincel. Si el ambiente es favorable donde puedan generar ruidos sin que nadie lo detecte, se estaría contribuyendo para ser una victima de robo.

Los cerrajeros recomiendan realizar mantenimiento a los candados, abriéndolos con regularidad, usando una lija de ser necesario y lubricándolos para evitar atascamientos.